El Grupo Banco Mundial (GBM), en colaboración con el Fondo Monetario Internacional (FMI), puede ayudar a los países emergentes y a los de ingreso bajo a impulsar el crecimiento, incrementar su resiliencia frente a las crisis, aumentar los ingresos internos y continuar desarrollando políticas que actúen como factores de amortiguación.