Fall 201510 de octubre de 2015 - Este año, la reunión del Comité para el Desarrollo contó con la participación especial de Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, y de Mogens Lykketoft, presidente de la Asamblea General de dicha organización. En el comunicado del Comité para el Desarrollo se señaló lo siguiente: "El crecimiento mundial sigue siendo tenue, y se han incrementado los riesgos de que los resultados sean menos favorables que los previstos en el segundo semestre de 2015 y en 2016. Los países de ingreso alto continúan experimentando una recuperación moderada, pero las probabilidades de que las condiciones de financiamiento se hagan más restrictivas, el comercio se desacelere y los precios de los productos básicos vuelvan a deteriorarse están afectando la confianza en muchos países en desarrollo. Instamos al Grupo Banco Mundial (GBM) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) a seguir de cerca los riesgos y las vulnerabilidades, a intensificar la asistencia que brindan a los países con el fin de apoyar el crecimiento y generar resiliencia, y a desempeñar una función anticíclica cuando sea necesario". En vista de la magnitud de la actual crisis de los refugiados y los migrantes, el Comité hizo un llamamiento a "brindar, en colaboración con las Naciones Unidas y con otros asociados, apoyo específico que permita abordar los desafíos que enfrentan los países y las regiones convulsionadas, en especial en Oriente Medio y Norte de África, pero también en otros Estados frágiles y afectados por conflictos."

El Comité para el Desarrollo exhortó al GBM y al FMI a ayudar a los países a poner freno al "financiamiento ilícito y las actividades que lo sustentan (como la evasión fiscal, la corrupción, las actividades delictivas y la colusión)", que privan a los países en desarrollo de los recursos vitales que necesitan. Los gobernadores tomaron nota de la labor desarrollada en el marco del Informe sobre seguimiento mundial para verificar los avances hacia la consecución de los objetivos de desarrollo del milenio, que serán reemplazados por los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La última edición del dicho informe, dada a conocer durante las reuniones, "revela que los cambios demográficos a nivel mundial afectarán profundamente la trayectoria del desarrollo global durante el período de vigencia de la Agenda 2030. Si se aplican las políticas adecuadas, el cambio demográfico puede contribuir al crecimiento, tanto en las economías en desarrollo como en las desarrolladas." 

El presidente Kim puso de relieve la colaboración del Banco Mundial con las Naciones Unidas y con los bancos multilaterales de desarrollo (BMD) para el financiamiento de las metas mundiales. Además, agradeció la labor realizada por el Directorio Ejecutivo a fin de lograr un acuerdo sobre un cronograma claro para llevar a cabo importantes deliberaciones, incluido el plan para implementar el examen de la participación accionaria de 2015.

Muchos gobernadores expresaron satisfacción por las deliberaciones y por el anuncio del Banco de que intensificaría su apoyo para ayudar a movilizar los USD 100 000 millones anuales en financiamiento relacionado con el cambio climático para 2020. Agradecieron la cooperación entre los BMD en este sentido y se mostraron complacidos por el enérgico mensaje enviado por el GBM con respecto al financiamiento para el clima, que es un prerrequisito para lograr un resultado favorable en la Conferencia de París. Es de vital importancia que los más frágiles cuenten con los recursos necesarios para combatir el cambio climático. Igualmente, los gobernadores encomiaron la función desempeñada por el GBM en la región de Oriente Medio y Norte de África, y muchos de ellos pidieron que el Banco cumpliera un papel importante en hacer frente a la crisis de los refugiados. 

El Comité para el Desarrollo es un foro de nivel ministerial del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que promueve la formación de consensos entre los Gobiernos sobre cuestiones relativas al desarrollo.